Imposible controlar el fuego que este domingo comenzaba en Òdena, en Barcelona. Más de un centenar de bomberos ha trabajado durante toda la noche, luchando contra vientos de hasta 40 kilómetros por hora. "Ya nos ha entrado pánico, porque veías que por mucho que estaban haciendo aquello avanzaba", relata una vecina.