Rodrigo Rato ha sido captado por las cámaras en el aeropuerto de Palma de Mallorca donde está pasando unos días de vacaciones que hoy ha tenido que interrumpir para declarar ante el juez juez Antonio Serrano-Arna que le investiga por cinco delitos fiscales, uno de blanqueo y otro de capitales.