La Guardia Civil, con la ayuda de una embarcación de las autoridades marroquíes, salvaron el pasado jueves a un inmigrante de origen subsahariano de perecer ahogado cuando pretendía entrar de forma irregular en territorio español en la ciudad de Ceuta.