Las manchas de fuel siguen amenazando las playas canarias. Concretamente, en varios puntos de Gran Canaria, los voluntarios recogen el fuel a mano. Y el sur de Tenerife y de La Gomera están en alerta ante la posibilidad de que llegue el combustible a sus costas.