El ex vicepresidente del Gobierno, Rodrigo Rato, se ha dejado ver un día más cuando abandonaba su vivienda en Madrid para desplazarse, como cada día, a su despacho de trabajo. En medio de una gran expectación mediática, Rato ha salido de su casa sin hacer declaraciones y se ha metido en un coche.