Uno de los tres españoles que se encontraban desaparecidos desde hace unos días en las montañas del sur de Marruecos está muerto aunque por el momento no se conoce la identidad del fallecido. Los tres espeleólogos fueron localizados cerca de la localidad de Uarzazate, en el fondo de un acantilado con un acceso complicado. Los expedicionarios fueron avistados desde el aire por un helicóptero de la Gendarmería marroquí.