Tomás Gómez y su entorno podría estar dando señales de derrota en su pulso con Pedro Sánchez. Los dos se juegan su futuro y parece que el hasta ayer líder madrileño empieza a asumir que le faltan fuerzas.