Las acusaciones que ahora salen a la luz no son nuevas. Una familia alertada porque su hijo estaba dentro de la supuesta secta reconoció el pasado mes que había denunciado en el2006. El mismo año en el que una madre denuncia en una carta dirigida nada menos que al representante del Vaticano en España con copia al Obispado deTuy-Vigo que su hijo es una víctima de la agrupación. Alerta a ambos de que la orden puede ser una secta y narra los episodios que Miguel Rosendo lleva a cabo tanto en el herbolario de Vigo como en un antiguo convento. Ambos dijeron que no habían observado nada extraño y no se tomaron cartas en el asunto. Aun así, el Obispado de Tuy ha hecho público ahora un comunicado en el que afirma “haber acompañado en todo momento a las víctimas y a sus familiares” y reitera su intención de ayudar a que se haga justicia.