Las ambulancias circulaban hacia el Hospital Carlos III cumpliendo el protocolo en la repatriación de una sanitaria navarra de Médicos sin Fronteras, que esta madrugada se pinchó con una aguja mientras estaba poniendo una inyección a un enfermo de ébola. Se trata de una repatriación preventiva, para que la posible infectada permanezca en cuarentena, después de ser trasladada en un avión medicalizado. Hasta el momento, la unica información que se ha facilitado a la prensa es que se trata de una doctora joven.