Para los aprensivos, un consejo: no crucen la puerta de la faculta de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid. Pasen solo si quieren descubrir sus misterios. Aqui los cadáveres son parte del material escolar.