Artur Mas llegaba a las reunión de CDC como un ganador. Recibidopor los suyos en la calle, entre aplausos y gritos de independencia. Alegríaexultante también de sus socios de ERC, que entre café y pastas de celebraciónpedían elecciones anticipadas ya.