Concentraciones en 55 ciudades de España expresan su rechazo a la consulta catalana.