Los reyes han concluido su viaje de tres días a Nueva York con una recepción en el hotel donde se han alojado.