Alberto Ruiz-Gallardón no ha querido hablar hoy de su posible dimisión ante una inminente retirada de la ley del aborto, que él ha defendido contra viento y marea. El ministro se ha escudado en que ahora mismo todo su tiempo está ocupado con el desafío soberanista catalán, y aplaza cualquier decisión a la semana que viene.