El niño británico Ashya King, ha abandonado ya el Hospital Materno Infantil de Málaga, para ser tratado en Praga del tumor cerebral que sufre. El pequeño ha sido trasladado esta mañana en ambulancia al aeropuerto de la ciudad andaluza para viajar en un avión medicalizado a un centro hospitalario de Praga, donde sus padres quieren que se someta a un tratamiento con protones.