Los socialistas vuelven a decirle no al Gobierno y a su propuesta de elección directa de alcaldes. Aún así el Presidente Mariano Rajoy quiere que esta reforma esté lista para las elecciones municipales del año que viene. Por eso tiene intención de intensificar las negociaciones con la oposición en septiembre. En caso de que no fructificaran esas conversaciones, está dispuesto a sacarla adelante en solitario porque tiene la mayoría suficiente para hacerlo.