El escrito del juez es contundente. Entre 1999 y el año 2005, un total de 45 personas participaron en una entramado consistente en la adjudicación de proyectos públicos y privados a una red de empresas lideradas por Francisco Correa. Las empresas de Correa, a su vez, devolvían los favores bien en metálico, bien en regalos, viajes o dádivas. El magistrado expone a lo largo de 131 folios cómo en esta primera época, ayuntamientos gobernados por el PP, como el de Madrid, Majadahonda, Pozuelo; o comunidades como Castilla León y Madrid pagaban a través de facturas falsas los sobrecostes con los que se acababan abonando comisiones y supuesto sobornos.