Madina y Tapias tenían hoy una cita en el Congreso. Cada uno por su lado, cara a cara, con Pedro Sánchez. A los dos los ha invitado a entrar en la ejecutiva del partido. Madina ha dicho no, Tapias ha dicho sí. Eduardo Madina, que llevaba tres días sin hablar y sin dejarse ver, seguirá trabajando desde su escaño en el Congreso. Mientras, Sánchez sigue con su apretada agenda y sus reuniones con los líderes regionales del PSOE. La más poderosa, Susana Díaz, ha vuelto a apoyar al nuevo líder, que sigue sin dar una fecha para las primarias.