Hace justo un año era don Juan Carlos quien bajaba las escalerillas del avión y saludaba a Mohamed VI. Doce meses después, su hijo repite la escena ya como Rey. A pie de pista, la familia real marroquí. Es el tercer estado que los Reyes visitan para presentarse, el primero de cultura árabe. Un mundo con el que don Felipe tiene el reto de mantener las excelentes relaciones que tenía su padre.