Ocurrió el jueves por la tarde. Unas 50 personas estuvieron dos horas en el tejado de un puesto fronterizo de la valla de Melilla. Cuando llegaron los guardias civiles, los inmigrantes comenzaron a bajar. Y se organizaron como si fueran un piña para evitar ser expulsados.