Doña Cristina se ha bajado del coche y ha cruzado sonriente la entrada sin hacer declaraciones.