Rosario Porto, acusada del asesinato de su hija Asunta, se pondrá la toga negra para defenderse en el juicio. Con esta maniobra Porto evitará sentarse en el banquillo; se situará a la derecha de su abogado, en el estrado.