Dicen desde el entorno de Juan Carlos Izpisúa que su marcha se debe a razones económicas. De su boca ya habíamos escuchado antes pedir más ayudas para los científicos. Es la misma petición que llevan reclamando en la calle miles de científicos los últimos dos años. Izpisúa es uno de los padres de la investigación en células madre y líder mundial en medicina regenerativa. Su tiempo y esfuerzo no pasa ahora por España. Seguirá investigando en el Salk Institute de California, donde ya antes centraba su trabajo.