Un mar furioso y desatado que se ha convertido en todo un espectáculo en la costa de Pontevedra con olas de 8 metros con fuerza como para tirar este muro de piedra.