Sin llegar a ser aún si quiera un proyecto de ley, la futura normativa sobre el aborto ya está provocando movilización en el Congreso. La oposición pide comparecencias, información y cambios; y lo hacen con duros calificativos hacia el anteproyecto.