Para Cayo Lara el 2014 se torna desesperanzador en cuanto a empleo y crecimiento económico. Considera que el Gobierno está profundamente lastrado por los poderes financieros y por la ideología ultraconservadora de algunos miembros de su partid.