El Gobierno presentará en el primer trimestre de 2014 dos nuevas medidas contra el fraude: una nueva ley reguladora para la inspección del trabajo y una Ley de infracciones y sanciones en el orden social. Ambas reforzarán las consecuencias de las prestaciones indebidas y la no aceptación de ofertas de empleo. Quien rechace una o dos veces una oferta de ‘empleo adecuada’, podrá enfrentarse a la suspensión de prestaciones de hasta 6 meses, o la suspensión total en el caso de rechazar tres ofertas.