El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha mostrado convencido de que el sector de los astilleros tiene futuro pese a la decisión de la UE de obligar a los navieros a devolver las bonificaciones fiscales.