Era el hombre de las cuentas y ninguna cámara se fijaba en él. Los objetivos no le buscaban ni en las cosas del partido ni en los actos sociales hasta que estalló la Gürtel.