La Fiscalía concluye que Convergencia Democrática de Cataluña se financió de forma irregular a través del Palau de la Música. Anticorrupción asegura que se pagaron comisiones ilegales a importantes políticos con las que constructoras se garantizaban la adjudicación de contratos públicos.