Oriol Junquera ha tropezado a la entrada del Parlament y ha tenido que ser atendido por un golpe en la cabeza. El presidente del ERC ha vuelto a la sala entre aplausos y con una tirita en la frente.