El Gobierno ha reconocido hoy que no cumpliremos con el déficit exigido por Bruselas hasta el 2016. Y también se aplaza la creación de empleo que no estará en tasas positivas hasta el año 2015.