El Gobierno hace oídos sordos a las protestas de los funcionarios y en los Presupuestos del año que viene, volverá a congelarles los salarios, aunque mantendrán las pagas extras de junio y navidad. No habrá nuevas contrataciones y la tasa de reposición será de "hasta el 10%" en educación, sanidad, fuerzas de seguridad del Estado, lucha contra incendios y contra el fraude fiscal.