Somos los más indecisos. El turista español se caracteriza porque decide su destino a última hora y, así, puede aprovechar las mejores ofertas. En Benidorm, la ocupación hotelera en el mes de agosto está superando las previsiones con un 95%.