España ha mostrado el rumbo para recibir el rescate que le permitirá sanear su deteriorado sistema financiero. El ministro de Economía, Luis De Guindos, ha manifestado que "no estamos haciendo un favor a nadie. Las condiciones se les van a imponer a los bancos, no a la sociedad española. Solo en el ámbito financiero".