El Gobierno ha valorado la actividad en los comercios que califica de similar a la de cualquier día laborable. Las tiendas del centro de las principales ciudades han estado en muchos casos cerradas y otras entreabiertas por miedo a los piquetes.