Las patronales empresariales han pedido que los días festivos que podían dar lugar a los 'puentes' o 'acueductos', se trasladen a los lunes o viernes. Así, el propósito de los empresarios es aumentar la productividad. Algunos trabajadores no están del todo de acuerdo, aunque a otros no les preocupa tanto, "mientras no se pierdan los festivos". Los hosteleros piensan que esta decisión les perjudicaría en su sector servicios.