En Malaga los indignados siguen concentrados a las puertas de internamiento de inmigrantes donde se han repetido los incidentes. La Policía ha tenido que cargar contra ellos de nuevo. Cuatro miembros del movimiento 15-M han sido detenidos por paralizar la salida de un furgón policial. Los arrestados pretendían evitar la expulsión del ciudadano argelino Sid Hamed Bouziane, cuya solicitud de asilo político fue denegada por el Gobierno ayer martes.