El presidente valenciano, Francisco Camps, se sentará en el banquillo de los acusados. Se enfrenta a un delito continuado de cohecho pasivo impropio por el regalo de trajes de vestir por parte de la trama 'Gürtel'. Su partido no le deja solo y le apoya en estos momentos. La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, le ha dado "todo su apoyo para que no dimita" y le ha defendido tras asegurar que en la causa de los trajes "los mismos que quieren sacar al presidente de la Generalitat a fuerza de banquillo son los que han dejado entrar a Bildu en la política".