Medio millar de personas han pasado la noche al raso en la Puerta del Sol de Madrid, a pesar de las lluvias y con la única protección de una carpa. Siguen convencidos de quedarse allí hasta el domingo. La mayor parte de pie, bajo un plástico o los más preparados, en su tienda de campaña.