El presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, ha dado el pistoletazo de salida de las elecciones municipales y autonómicas en Andalucía, comunidad que esperan arrebatar al Partido Socialista y que podría ser clave de cara a las elecciones generales de 2012. Rajoy ha asegurado que el enemigo del PP no es el PSOE, si no el paro, que "será historia", si en España llegan a poder los populares. Rajoy ha pedido el voto de los suyos, pero también de los tradicionales votantes socialistas, a quienes ha dicho que "hay que ser demasiado generoso" para volver a votar al PSOE.