La pasarela de Nueva York echa el cierre por todo lo alto. Una cita en la que no podía faltar una firma tan neoyorkina como Calvin Klein.