Las sustituciones de Víctor Fernández y las paradas de Cristian Álvarez reflotaron al Zaragoza (1-2) en el Anxo Carro en un encuentro en el que los maños estaban negados de cara a gol, como el Lugo, hasta que el decorado cambió con la entrada de Miguel Linares, que anotó el tanto del empate y participó también en la segunda diana maña.