Siguen retenidos contra su voluntad en el interior de un autobús veinte ciudadanos en Ucrania. El secuestrador armado afirma haber llenado el vehículo de explosivos y amenaza con hacerlos estallar si no atienden sus demandas. La policía intenta negociar con él para que el secuestro se resuelva sin víctimas.