Una persona ha muerto a causa de la erupción este lunes del volcán Whakaari, en una isla deshabitada al noreste de Nueva Zelanda donde se encontraba medio centenar de turistas, mientras que las autoridades esperan que el número de fallecidos aumente.