El presidente Piñera ha anunciado un aumento del salario mínimo y ha rechazado las acusaciones de violaciones de los derechos humanos