Las autoridades colombianas han demolido el edificio Mónaco, antigua residencia del narcotraficante Pablo Escobar y símbolo de su poder en Medellín.