El presidente venezolano exhibe una vez más su poder militar frente a Estados Unidos