El frío y el viento helador complican las labores de extinción