La primera ministra británica se plantea tres opciones para salvar la salida de Reino Unido de la Unión Europea.